¿Por qué no se usa mascarilla en televisión?

A muchos espectadores les sorprendió que, cuando se estableció la obligatoriedad de llevar mascarilla aun manteniendo la distancia de seguridad, las personas que estaban en un plató de televisión y que salían delante de cámara no la usaban. De hecho, esto sigue siendo así.

La propia normativa explica que, para determinados trabajos audiovisuales, puede prescindirse de la mascarilla. Eso sí, el riesgo es mayor, de modo que se han tomado medidas sanitarias para reforzar la prevención contra la covid-19.

Una de las principales preocupaciones que ha existido con la pandemia es que el derecho a la información, que es esencial, se pudiera ver comprometido. El uso de la mascarilla dificulta, habitualmente, la comunicación entre las personas. Se pierde una parte muy importante, que es la forma en la que transmitimos mensajes, estados y emociones sin articular palabra, es decir, la comunicación no verbal.

En televisión, es muy importante que el espectador pueda contar con todo tipo de detalles para que el mensaje e información que se le transmite le llegue completamente. Sin duda, la comunicación gestual es un complemento absolutamente necesario para tener un esquema mucho más completo de lo que se cuenta.

Otro aspecto fundamental es el de la ventilación. Los platós cuentan con medidores de concentración de dióxido de carbono (CO2). Se considera que un espacio está bien ventilado cuando, por cada millón de moléculas que hay en el aire, más de 800 son de CO2. Estos espacios se han abastecido de los elementos necesarios que permiten alcanzar esta cifra, de modo que, a efectos prácticos, se puede equiparar la estancia del plató a un espacio exterior.

Otra clave es que los profesionales que aparecen delante de la cámara se someten a test de detección rápida de forma periódica y también se les hacen controles de temperatura. En caso de que alguien diera positivo por coronavirus, se activa el protocolo sanitario correspondiente: esta persona se aísla y sus contactos estrechos, también.

Por último, la higiene de manos también es fundamental. En muchos programas, se puede ver que tienen geles hidroalcohólicos en la mesa para desinfectar y limpiarse las manos. El protocolo también indica que, cuando ya no se está emitiendo en directo o ya ha terminado la grabación, todos los presentadores y colaboradores presentes tienen que ponerse la mascarilla.

De hecho, quien siempre tendrá que llevarla puesta son todos aquellos que no salen delante de cámara (directores, realizadores, redactores, cámaras, maquilladores, peluqueros…).

Fuente: www.niusdiario.es